Calcetines de navidad, Crackers y pequeños regalitos.

En esta ocasión, en nuestra preparación para la Navidad, quiero hablar de cómo incluir y preparar pequeños regalos que hagan más emocionante estos días para nuestros niños.

¿Y qué tipo de pequeños regalos pueden ser?

Yo vivo en Reino Unido, y aquí hay dos tradiciones diferentes que consisten en hacer pequeños regalitos. Una es la de los “Christmas Stockings” o calcetines de Navidad y la otra la de los «Christmas Crackers» que se ponen junto al plato en la mesa de Navidad.

Os cuento el origen de los “Stockings” según cuenta la leyenda:

Hace muchos años, vivía un comerciante que por desgracia se había arruinado. A causa de ello sus tres pobres hijas no iban a poder casarse por no tener dote e iban a sufrir una vida muy dura y miserable a causa de ello. Una noche (aquí en algunas tradiciones es la de San Nicolás, o sea el 6 de diciembre y en otras es Nochebuena, el 24 de diciembre) colgaron sus calcetines de la chimenea para que se secaran y calentaran y San Nicolás, que supo de la historia de estas niñas, de forma discreta subió por el tejado de la casa e hizo que tres bolsas de oro cayeran por la chimenea, con la suerte de que cayó cada una de las bolsas en un calcetín. Desde entonces se cree que colgar calcetines de la chimenea (primero era en el día de San Nicolás) en Nochebuena trae prosperidad y buena suerte, y a los niños les suele traer sorpresas y pequeños regalos.

En la tradición de estos calcetines también se incluye además de poner pequeñas sorpresitas incluir una manzana y una naranja o mandarina, regalos que se convirtieron en tradición a partir del siglo XII, en que cuenta la tradición que un grupo de monjas francesas, inspiradas por San Nicolás empezaron a repartir calcetines llenos de fruta y frutos secos en las casas de los pobres. La manzana regala salud y la naranja además de que era un producto carísimo simbolizaría el oro que San Nicolás regaló a las niñas de la leyenda.

En cuanto a los crackers, en 1847, Tom Smith, que era dueño de una confitería en Londres, los inventó. Tom estuvo de viaje en París y se dedicó a mirar los escaparates para inspirarse, y vio que vendían dulces y peladillas envueltos en papel de colores  cerrado con una vuelta en cada extremo. La idea le encantó. Decidió vender dulces similares en su confitería y vio que se vendían especialmente bien en Navidad, pero menos el resto del año. Decidió que para sacar más jugo a la Navidad entonces le incluiría a cada “bonbon” un «lema de amor» en su interior, una pequeña nota con una frase romántica. Más tarde incluyó bromas, coronas de papel, alguna baratija y una pequeña explosión que sonaba al estirar de las extremidades del cracker. Fue un exitazo. Aún hoy se siguen haciendo o comprando y no pueden faltar en la mesa de Navidad junto a los platos de todos los comensales.

Hacer tus propios crackers puede ser una actividad muy divertida si la haces con tus hijos, y también es una forma de dar pequeños detalles individuales para cada miembro de la familia. A los niños les suelen encantar las cositas pequeñas y los juguetes en miniatura. Te dejo un vídeo de cómo hacer tus propios crackers en casa.

¿Qué cosas podrías meter dentro de esos crackers?

En los comerciales suelen meter puzles de metal, mini barajas de cartas, llaveros… Pero si los haces tú puedes poner muchas más cosas, por ejemplo:

–  Mini botellas o botes de perfumes o cremas

–  Boletos o participaciones de lotería o cupones

–  Botellas en miniatura de licor para los adultos

–  Monedas de chocolate o caramelos

–  Pequeñas cajitas de música

–  Cajitas de cerillas

–  Mini muñequitos, coches, etc

–  Un vale para alguna actividad: hacer de canguro, una tarde de maratón de pelis, salir a un lugar concreto…

En cuanto a los calcetines, aunque hay quien cuelga unas macro medias para que dentro caiga el Cluedo, a los niños que yo conozco les encanta que sean calcetines más pequeños y que lleven sorpresas pequeñas, desde un juego de cartas a un muñequito de un dinosaurio, lápices de colores, unos dulces envueltos en papel de celofán, guantes, etc. Lo bonito es que los niños disfrutan de abrir sus pequeños paquetitos antes de abrir los regalos más grandes que puede haber debajo del árbol. También puede ser una opción interesante para quienes celebran más los Reyes Magos, y que sea un día en que los niños suelan tener una sorpresa extra ese día si no acude a tu casa ni el Olentzero, ni O Apalpador ni les visita cada año un Caga Tió.

En mi casa durante años nos visitó un Caga Tió al que los niños hacían cagar la víspera de Navidad por la noche o el día de Navidad por la tarde, y les encataba recibir pequeñas sorpresas que el tronco mágico cagaba para ellos. Si queréis otro día os cuento también la tradición del Caga Tió, de donde proviene, como se celebra, etc. Dejadme un comentario debajo si os interesa que os hable de esa tradición y de cómo lo hacíamos nosotros.

En definitiva, que si os apetece que los niños además de los clásicos regalos junto al árbol o el pesebre ya sea en el día de Navidad o de los Reyes Magos disfruten de unas sorpresitas extra de pequeño tamaño y menor presupuesto, os dejo aquí estas propuestas para que las tengáis en cuenta.

Espero haber aportado algo. Me encantará saber qué cosas vas a preparar, así que si te animas escríbeme y dímelo.

Un beso, y gracias.

Azucena

PS: Me llamaron la atención estos Crackers de Navidad para jugar al Bingo: https://amzn.to/2smIsGb

3 respuestas a «Calcetines de navidad, Crackers y pequeños regalitos.»

  1. Me encanta! El año pasado vimos los crackers en un programa de las Navidades de Jamie y nos encantó la idea.
    Me parece súper interesante el caga tió, y me gusta leer todo lo que escribes.
    Gracias por hacer más amena esta espera para la Navidad ❤️

  2. Me ha encantado la tradición de los crackets que desconocía, así como también conocer el origen de la de los stockings. Estas navidades vamos a amenizar la navidad con unos crackers 🥰. Gracias Azucena contigo siempre aprendo cosas nuevas. Me encantaría saber cómo celebráis el caga tió, ya que en cada familia hay una costumbre algo diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *