Ahorrar en Navidad IV: Fiestas y reuniones.

Navidad suele ser sinónimo de reuniones y fiestas con amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc.

Vamos a eventos y solemos invitar a gente a casa para celebraciones que nosotras organizamos.

Una fiesta al año, no hace daño, y normalmente no es una gran descalabro en la economía, si no fuera por que en navidades ya tenemos una gran cantidad de gastos extras entre regalos, decoración, comidas, desplazamientos, etc. Así que buscar la forma de disfrutar de fiestas y reuniones con amigos y familiares sin tener que gastar tanto puede ser muy buena idea. La Navidad ha de ser un momento de disfrute, no de preocupación por la deuda que pueda dejar.

¿Cómo podemos ahorrar sin renunciar a disfrutar de eventos festivos con invitados en nuestro hogar?

  • Organiza comidas o cenas  en las que cada invitado traiga una cosa. Es algo cada vez más común y nadie se ofende por que se organice una velada con estas características. Al final sale mejor para todos.
  • ¿Y si invitas a amigos y familiares a un “brunch”, a tomar el  por la tarde o a chocolate con churros? ¿Te imaginas cuánto ahorras frente a una cena o fiesta nocturna sólo en bebidas? Un evento festivo no tiene por qué ser forzosamente una comida o una cena. Puedes organizar una reunión a media mañana o por la tarde, perfectamente. Es algo bonito, divertido, puede ser todo lo elegante que desees, pero desde luego es más económico. Una tarde de juegos de mesa, cócteles sin alcohol, snacks  y quiches, o una velada de “charadas”, té, sándwiches, tarta y pastas. Incluso puedes organizar una velada de pizzas y refrescos. En realidad lo que importa es que os estáis reuniendo, lo demás es supletorio.
  • Reserva las comidas y cenas especiales sólo para tu familia. Esa opción te ayuda a ahorrar mucho también. Todas las comidas y cenas de los días festivos especiales (Nochebuena, Navidad, San Esteban, Nochevieja, Año Nuevo, Noche y Día de Reyes) resérvalas para tu familia y sólo organiza alguna reunión en uno de los días de en medio. Es un evento navideño, pero no es uno de los días esenciales, por lo tanto no necesitas cubrir el gran festín que se espera en las fiestas importantes. Cualquier plato que prepararías cualquier otro día del año va a ser bien recibido y siempre le puedes dar un toque festivo con la decoración de la mesa, incluyendo unos crackers y sirviendo algún postre o dulce navideño. Si organizas una comida el 27 o el 29 de diciembre, o incluso el 4 de enero, nadie va a sorprenderse si sirves algo sencillo, de hecho hasta lo agradecerán, ya que todos solemos estar en esos días más que empachados.

¿Se te ocurre alguna otra idea para ahorrar en la celebración de reuniones y fiestas en estas fechas tan señaladas?

Me encantará tener más ideas.

Besos,

Azucena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *