Celebrando Nochebuena y Navidad

Llega el día de Nochebuena. ¿Qué puede pasar ese día? En principio imagino 4 opciones:

  1. Te toca viajar.
  2. Eres la anfitriona.
  3. Vas a casa de alguien pero preparas también algo o vas allí a ayudar.
  4. Vas a casa de alguien y vas a mesa puesta.

Si te toca viajar mi único consejo es que si vas en coche calcules tiempo extra para pararos y descansar un poco. Si vas en avión, mi consejo es que si tu viaje es internacional lleves los regalos sin envolver y los envuelvas al llegar a tu destino, por si quieren revisar algo, etc, que no te rompan el envoltorio.

En cualquier caso si puedes llevar algunos juegos preparados, audiocuentos, canciones y algún entretenimiento extra para los niños, a parte de algún dvd o película descargada en una Tablet o IPad, mejor.

Si vas a casa de alguien, adáptate a las circunstancias de su hogar. Si vas a mesa puesta disfruta de ello, si quieres lleva alguna botella de vino, licor o cava como ofrenda, y si te toca también cocinar algo, prepara un plato que sea fácil de transportar. Que además se pueda comer frío, puede ser un plus, para no liar más a la anfitriona de la otra casa. Una empanada de hojaldre, huevos rellenos con un poco de caviar encima para que sean más festivos, tortillas variadas y una ensalada, ensaladilla con un toque extra añadiendo carne de cangrejo o merluza, etc.

Si eres la anfitriona, aquí es dónde hemos de tener la agenda clara.

Tareas para hoy:

  • Mantener el día lo más simple posible: comed algo sencillo que no os dé apenas trabajo.
  • Preparar o acabar de preparar la cena.
  • Disponer y preparar la mesa.
  • Entretener a los niños toda la tarde mientras estás acabando con lo demás.
  • Disfrutar de la cena.
  • Recoger todo y avanzar lo que puedas para el día de mañana.

¿Vas a decorar la mesa? ¿Qué tipo de mantel y vajilla vas a usar? ¿Vas a decorar tus servilletas? ¿Vas a poner etiquetas con los nombres de los comensales? ¿Crackers o alguna sorpresita?

¿Y para los peques? ¿Qué tienes pensado para la tarde? ¿Pueden preparar un regalo y carta a Papá Noel? ¿Ser ellos los encargados de montar el Belén si aún no lo habéis puesto? Si ya está puesto ¿pueden poner ellos el ángel esa tarde? ¿Y al niño o lo pondréis a medianoche? ¿Van a preparar un snack para los renos y para Santa Klaus? ¿Una película navideña para que se haga más corta la espera hasta la noche?

En cuanto a los regalos: ¿están todos envueltos? ¿tienes algunas cosas extra por si de repente te surgen compromisos que no esperas o cualquier situación en la que te venga bien tener uno de esos regalos unisex y que puedes usar ya sea en Navidad, cumpleaños o cualquier celebración que aparezca de repente?

Si también eres anfitriona mañana, día de Navidad mi consejo es que el menú de esta noche lo hagas lo más sencillo posible.

¿Y cuando empieza la agenda de Navidad? En la misma Nochebuena.

Cuando tus invitados se hayan ido, asegúrate de que el lavavajillas esté puesto, y puedes avanzar varias cosas:

  • Deja la mesa de Navidad ya puesta.
  • Pon en una bandeja las tazas, jarrita, azucarero, etc, para el café. Así lo tendrás avanzado.
  • Si el día anterior tenías muchas cosas ya avanzadas e ibas bien de tiempo, puedes pelar, cortar  y dejar a punto par cocinar las verduras de este día.

El día de Navidad por la mañana, a mí me gusta que el desayuno sea algo especial, ¿y a ti? Especial en cada casa es diferente, en algunas supone servir chocolate con ensaimadas o churros, en otra hacer tortitas con bacon y sirope de Arce o similar, en otra es hacer huevos revueltos y salmón ahumado… ¿Qué puedes hacer para que el desayuno de Navidad sea especial y os de energía hasta la hora de comer, que además suele ser, tradicionalmente, tarde?

Lo maravilloso de la mañana de Navidad es que si a tu casa llegó Papá Noel, el Olentzero, etc, tus niños ya están distraídos. Lo más probable es que estén ocupados toda la mañana, así que tú puedes enfocarte en terminar el menú si te queda algo por hacer y en disfrutar también de la alegría, los regalos y la fiesta.

Disfruta de tus invitados, de la comida, del café, los dulces… ¿y el resto de la tarde? A mí me encanta estrenar alguno de los juegos de mesa que siempre Papá Noel les deja a mis hijos. Es un día que dedico especialmente a ellos. ¿Y tú? ¿Qué sueles hacer?

Deseo haberte ayudado.

Azucena Caballero

Ahorrar en Navidad IV: Fiestas y reuniones.

Navidad suele ser sinónimo de reuniones y fiestas con amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc.

Vamos a eventos y solemos invitar a gente a casa para celebraciones que nosotras organizamos.

Una fiesta al año, no hace daño, y normalmente no es una gran descalabro en la economía, si no fuera por que en navidades ya tenemos una gran cantidad de gastos extras entre regalos, decoración, comidas, desplazamientos, etc. Así que buscar la forma de disfrutar de fiestas y reuniones con amigos y familiares sin tener que gastar tanto puede ser muy buena idea. La Navidad ha de ser un momento de disfrute, no de preocupación por la deuda que pueda dejar.

¿Cómo podemos ahorrar sin renunciar a disfrutar de eventos festivos con invitados en nuestro hogar?

  • Organiza comidas o cenas  en las que cada invitado traiga una cosa. Es algo cada vez más común y nadie se ofende por que se organice una velada con estas características. Al final sale mejor para todos.
  • ¿Y si invitas a amigos y familiares a un “brunch”, a tomar el  por la tarde o a chocolate con churros? ¿Te imaginas cuánto ahorras frente a una cena o fiesta nocturna sólo en bebidas? Un evento festivo no tiene por qué ser forzosamente una comida o una cena. Puedes organizar una reunión a media mañana o por la tarde, perfectamente. Es algo bonito, divertido, puede ser todo lo elegante que desees, pero desde luego es más económico. Una tarde de juegos de mesa, cócteles sin alcohol, snacks  y quiches, o una velada de “charadas”, té, sándwiches, tarta y pastas. Incluso puedes organizar una velada de pizzas y refrescos. En realidad lo que importa es que os estáis reuniendo, lo demás es supletorio.
  • Reserva las comidas y cenas especiales sólo para tu familia. Esa opción te ayuda a ahorrar mucho también. Todas las comidas y cenas de los días festivos especiales (Nochebuena, Navidad, San Esteban, Nochevieja, Año Nuevo, Noche y Día de Reyes) resérvalas para tu familia y sólo organiza alguna reunión en uno de los días de en medio. Es un evento navideño, pero no es uno de los días esenciales, por lo tanto no necesitas cubrir el gran festín que se espera en las fiestas importantes. Cualquier plato que prepararías cualquier otro día del año va a ser bien recibido y siempre le puedes dar un toque festivo con la decoración de la mesa, incluyendo unos crackers y sirviendo algún postre o dulce navideño. Si organizas una comida el 27 o el 29 de diciembre, o incluso el 4 de enero, nadie va a sorprenderse si sirves algo sencillo, de hecho hasta lo agradecerán, ya que todos solemos estar en esos días más que empachados.

¿Se te ocurre alguna otra idea para ahorrar en la celebración de reuniones y fiestas en estas fechas tan señaladas?

Me encantará tener más ideas.

Besos,

Azucena