Recuerdos de Navidad

Cuando era niña, en la mañana del día de Reyes, solía despertarme temprano y sola, en silencio ir mirando todo lo que llevaba mi nombre de los numerosos objetos que había colocados junto al árbol de Navidad.

No estaban envueltos. En aquella época no se solían envolver.

Recuerdo un año en que yo tendría seis o siete años, no más, en que entre múltiples juguetes recibí un puzzle de una charcutería. Ese fue el juego que más me gustó. Lo montaba una y otra vez, jugaba con él como si en lugar de un puzzle fuera una tienda y yo vendiera los productos que salían en las piezas que sacaba y encajaba una y otra vez del puzzle terminado. Y eso que había recibido cosas muy bonitas, mucho más valiosas, pero ese puzzle me resultó tan útil y entretenido que no me cansaba de usarlo una y otra vez.

La primera vez que recibí regalos envueltos ya tenía 9 años. Los envolvieron en El Corte Inglés.

Recuerdo especialmente esa Navidad por que fue el único año que no fui a casa de mis abuelos en esas fechas. Me quedé en casa con mi madre y mi hermana. Mi hermana, que había empezado a trabajar hacía poco, me llevó a los grandes almacenes para que escogiera qué quería de regalo. Yo ya sabía la realidad de lo que sucedía esa noche, así que me llevó a que escogiera libremente por toda la tienda. Escogí una Barbie, la Barbie SuperStar, la primera Barbie que se vendía en España. Y también su habitación y un kit de vestuario. Y además escogí a Lucas, el amigo de la muñeca Nancy, que había heredado de ella (mi hermana es 8 años mayor que yo) y a Leslie, la hermana de Lucas y su armario con cama plegable.

Fueron los mejores regalos que tuve por Navidad en toda mi vida. Me los hizo mi hermana con su primer sueldo.

Este es un recuerdo que hace que para mí la Navidad sea tan especial. Es un momento en el que todos aprovechamos para mostrar amor y cuidados hacia otros, hacia quienes más queremos.

¿Cuál es alguno de tus recuerdos navideños de infancia más entrañables?

Azucena Caballero

El hombre que inventó la Navidad.

A Charles Dickens se le conoce por ser el hombre que con su «Canción de Navidad» inventó las navidades tal y como las conocemos hoy en día, con las reuniones familiares, la comida, los regalos, el sentimiento de buena esperanza y caridad…

Antes de él las navidades eran diferentes, más sobrias. Se recordaba el nacimiento de Cristo, se iba a misa, y poco más. No era la fiesta central del cristianismo como sí lo era la Semana Santa y en muchos lugares si había regalos de algún tipo para niños o mayores se concentraban o bien en el día de San Nicolás o en el de la Epifanía. En Inglaterra no se celebraban mucho ni uno ni otro. El de San Nicolás se fue desplazando a Nochebuena, y la festividad de la Epifanía, que siempre se había celebrado como una fiesta con cierto grado de desenfreno y juerga para los adultos, fue prohibida por la Reina Victoria. Le parecía que tanta licencia y desbordamiento festivo envilecía el espíritu de su pueblo. Vamos, que la señora era una represora y como tenía poder, lo ejercía y le quitaba la fiesta a todo el que podía.

Hace algunos años, en 2017, hicieron una película que pretendía mostrar cómo Dickens creó en pocas semanas la que se convertiría en una de las historias más famosas de toda la literatura universal: Canción de Navidad. Y lo hicieron con un largometraje protagonizado por Dan Stevens (sí, el de Downton Abbey y de La Bella y la Bestia) que nos quiere trasladar la intensidad del escritor, su motivación, su imaginario creativo… Para mi gusto ponen a Dickens un poco demasiado acelerado, y le falta profundidad, pero es interesante, y todo aquello que huela a Navidad, a dickensiano y victoriano, me parece que merece una oportunidad.

Si la ves me encantaría que me dijeras qué te ha parecido.

Besos,

Azucena Caballero

Celebrando Nochebuena y Navidad

Llega el día de Nochebuena. ¿Qué puede pasar ese día? En principio imagino 4 opciones:

  1. Te toca viajar.
  2. Eres la anfitriona.
  3. Vas a casa de alguien pero preparas también algo o vas allí a ayudar.
  4. Vas a casa de alguien y vas a mesa puesta.

Si te toca viajar mi único consejo es que si vas en coche calcules tiempo extra para pararos y descansar un poco. Si vas en avión, mi consejo es que si tu viaje es internacional lleves los regalos sin envolver y los envuelvas al llegar a tu destino, por si quieren revisar algo, etc, que no te rompan el envoltorio.

En cualquier caso si puedes llevar algunos juegos preparados, audiocuentos, canciones y algún entretenimiento extra para los niños, a parte de algún dvd o película descargada en una Tablet o IPad, mejor.

Si vas a casa de alguien, adáptate a las circunstancias de su hogar. Si vas a mesa puesta disfruta de ello, si quieres lleva alguna botella de vino, licor o cava como ofrenda, y si te toca también cocinar algo, prepara un plato que sea fácil de transportar. Que además se pueda comer frío, puede ser un plus, para no liar más a la anfitriona de la otra casa. Una empanada de hojaldre, huevos rellenos con un poco de caviar encima para que sean más festivos, tortillas variadas y una ensalada, ensaladilla con un toque extra añadiendo carne de cangrejo o merluza, etc.

Si eres la anfitriona, aquí es dónde hemos de tener la agenda clara.

Tareas para hoy:

  • Mantener el día lo más simple posible: comed algo sencillo que no os dé apenas trabajo.
  • Preparar o acabar de preparar la cena.
  • Disponer y preparar la mesa.
  • Entretener a los niños toda la tarde mientras estás acabando con lo demás.
  • Disfrutar de la cena.
  • Recoger todo y avanzar lo que puedas para el día de mañana.

¿Vas a decorar la mesa? ¿Qué tipo de mantel y vajilla vas a usar? ¿Vas a decorar tus servilletas? ¿Vas a poner etiquetas con los nombres de los comensales? ¿Crackers o alguna sorpresita?

¿Y para los peques? ¿Qué tienes pensado para la tarde? ¿Pueden preparar un regalo y carta a Papá Noel? ¿Ser ellos los encargados de montar el Belén si aún no lo habéis puesto? Si ya está puesto ¿pueden poner ellos el ángel esa tarde? ¿Y al niño o lo pondréis a medianoche? ¿Van a preparar un snack para los renos y para Santa Klaus? ¿Una película navideña para que se haga más corta la espera hasta la noche?

En cuanto a los regalos: ¿están todos envueltos? ¿tienes algunas cosas extra por si de repente te surgen compromisos que no esperas o cualquier situación en la que te venga bien tener uno de esos regalos unisex y que puedes usar ya sea en Navidad, cumpleaños o cualquier celebración que aparezca de repente?

Si también eres anfitriona mañana, día de Navidad mi consejo es que el menú de esta noche lo hagas lo más sencillo posible.

¿Y cuando empieza la agenda de Navidad? En la misma Nochebuena.

Cuando tus invitados se hayan ido, asegúrate de que el lavavajillas esté puesto, y puedes avanzar varias cosas:

  • Deja la mesa de Navidad ya puesta.
  • Pon en una bandeja las tazas, jarrita, azucarero, etc, para el café. Así lo tendrás avanzado.
  • Si el día anterior tenías muchas cosas ya avanzadas e ibas bien de tiempo, puedes pelar, cortar  y dejar a punto par cocinar las verduras de este día.

El día de Navidad por la mañana, a mí me gusta que el desayuno sea algo especial, ¿y a ti? Especial en cada casa es diferente, en algunas supone servir chocolate con ensaimadas o churros, en otra hacer tortitas con bacon y sirope de Arce o similar, en otra es hacer huevos revueltos y salmón ahumado… ¿Qué puedes hacer para que el desayuno de Navidad sea especial y os de energía hasta la hora de comer, que además suele ser, tradicionalmente, tarde?

Lo maravilloso de la mañana de Navidad es que si a tu casa llegó Papá Noel, el Olentzero, etc, tus niños ya están distraídos. Lo más probable es que estén ocupados toda la mañana, así que tú puedes enfocarte en terminar el menú si te queda algo por hacer y en disfrutar también de la alegría, los regalos y la fiesta.

Disfruta de tus invitados, de la comida, del café, los dulces… ¿y el resto de la tarde? A mí me encanta estrenar alguno de los juegos de mesa que siempre Papá Noel les deja a mis hijos. Es un día que dedico especialmente a ellos. ¿Y tú? ¿Qué sueles hacer?

Deseo haberte ayudado.

Azucena Caballero

Ahorrar en Navidad IV: Fiestas y reuniones.

Navidad suele ser sinónimo de reuniones y fiestas con amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc.

Vamos a eventos y solemos invitar a gente a casa para celebraciones que nosotras organizamos.

Una fiesta al año, no hace daño, y normalmente no es una gran descalabro en la economía, si no fuera por que en navidades ya tenemos una gran cantidad de gastos extras entre regalos, decoración, comidas, desplazamientos, etc. Así que buscar la forma de disfrutar de fiestas y reuniones con amigos y familiares sin tener que gastar tanto puede ser muy buena idea. La Navidad ha de ser un momento de disfrute, no de preocupación por la deuda que pueda dejar.

¿Cómo podemos ahorrar sin renunciar a disfrutar de eventos festivos con invitados en nuestro hogar?

  • Organiza comidas o cenas  en las que cada invitado traiga una cosa. Es algo cada vez más común y nadie se ofende por que se organice una velada con estas características. Al final sale mejor para todos.
  • ¿Y si invitas a amigos y familiares a un “brunch”, a tomar el  por la tarde o a chocolate con churros? ¿Te imaginas cuánto ahorras frente a una cena o fiesta nocturna sólo en bebidas? Un evento festivo no tiene por qué ser forzosamente una comida o una cena. Puedes organizar una reunión a media mañana o por la tarde, perfectamente. Es algo bonito, divertido, puede ser todo lo elegante que desees, pero desde luego es más económico. Una tarde de juegos de mesa, cócteles sin alcohol, snacks  y quiches, o una velada de “charadas”, té, sándwiches, tarta y pastas. Incluso puedes organizar una velada de pizzas y refrescos. En realidad lo que importa es que os estáis reuniendo, lo demás es supletorio.
  • Reserva las comidas y cenas especiales sólo para tu familia. Esa opción te ayuda a ahorrar mucho también. Todas las comidas y cenas de los días festivos especiales (Nochebuena, Navidad, San Esteban, Nochevieja, Año Nuevo, Noche y Día de Reyes) resérvalas para tu familia y sólo organiza alguna reunión en uno de los días de en medio. Es un evento navideño, pero no es uno de los días esenciales, por lo tanto no necesitas cubrir el gran festín que se espera en las fiestas importantes. Cualquier plato que prepararías cualquier otro día del año va a ser bien recibido y siempre le puedes dar un toque festivo con la decoración de la mesa, incluyendo unos crackers y sirviendo algún postre o dulce navideño. Si organizas una comida el 27 o el 29 de diciembre, o incluso el 4 de enero, nadie va a sorprenderse si sirves algo sencillo, de hecho hasta lo agradecerán, ya que todos solemos estar en esos días más que empachados.

¿Se te ocurre alguna otra idea para ahorrar en la celebración de reuniones y fiestas en estas fechas tan señaladas?

Me encantará tener más ideas.

Besos,

Azucena

Ahorrar en Navidad I: Ahorrar en los regalos.

Se va acercando la Navidad y toca pensar en todas esas cosas que las fiestas implican, y con ellos muchas veces toca pensar también en el gasto que suponen y cómo encajar todo lo que quieres hacer dentro de tu presupuesto.

Hoy quiero hablar de un tema crucial para la mayoría: cómo ahorrar en los regalos de Navidad.

La mayoría de nosotros tiene compromisos, personas a las que sencillamente quiere agasajar, tradiciones familiares, etc. Eso significa que cuando se acerca la Navidad hay que hacer un listado de personas y regalos y en ocasiones la lista es larga y pensar previamente en qué se va a regalar, el presupuesto que se va a usar y tener en cuenta que se pueden hacer regalos fabulosos, llenos de cariño y que no nos lastimen el bolsillo, viene fenomenal.

Te voy a dar algunos consejos que te van a ayudar a disfrutar de la Navidad, obsequiar con alegría y disfrute, y al mismo tiempo gastar un poco menos. Aquí van:

  • Ser imaginativa. Pensar en cómo hacer un regalo significativo, pero sin gastar tanto. ¿Qué hobbies tiene esa persona? ¿Qué podemos hacer nosotras que le guste pero que salga mejor de precio? Por ejemplo, si le gusta la jardinería podemos montar una cestita con una pala, unas pequeñas macetas, unas semillas y unos guantes. O si le encanta hornear, regálale un bote de galletas y al abrirlo puede encontrarse dentro un delantal bonito, unas manoplas de cocina y unos moldes para galletas… Hay mil ideas. Algún libro descatalogado ya pero que a veces encuentras online y salen muy bien de precio y que muchas veces da un alegría inmensa a la persona por que no lo estaba encontrando. Crear tú un librito que cuenta una historia relacionada con esa persona y pones unas fotos y una dedicatoria, o preparas un diario que pueda esa persona ir rellenando sobre vuestra historia juntos o sobre cualquier cosa que se te ocurra. La imaginación nos viene fenomenal para regalar cosas especiales, diferentes, únicas, y encima que no nos duelan en el bolsillo.
  • Comprar anticipadamente. No esperar al último momento para comprar los regalos ayuda mucho a mantenerte dentro de un presupuesto. Muchos de los compromisos que tienes ya los sabes anticipadamente, los sabes de todos los años. Si ya tienes más o menos claro a quienes les vas a regalar cosas cada año, cuando veas algo adecuado para esa persona, sin importar cuanto falte para que llegue Navidad, cómpralo y guárdalo en un armario. Puedes aprovechar mucho las rebajas. ¡Ojo! Este consejo sirve para comprarle algo a los adultos con quienes tienes compromisos. Con tus hijos no funciona tan bien por que cuando llega la época, ves las luces, la música, etc, la emoción te puede y acabas al final comprando antes y después, pero también te da mucha tranquilidad saber que tienes cosas preparadas y puede que también te refrene de comprar tanto en esos días. La hermana de una amiga mía tiene todos los regalos de la familia comprados en marzo, es una crack de la previsión y el ahorro. Sin que haga falta quizás ir comprando todo con tanta anticipación, sí que es evidente que si unos meses antes de diciembre vas comprando ya algunas cosas que encuentres de oferta y que sepas que son cosas que gustan a quienes se las vas a regalar te va a ser más fácil equilibrar los gastos cuando llegue la época navideña.
  • Comparar precios. Es evidente, pero no todo el mundo lo hace y en según qué productos la diferencia puede incluso ser grande. Por ejemplo, el año pasado un videojuego que quería para mis hijos, en la tienda física, en la ciudad, costaba literalmente 10 euros más que si lo compraba en la misma tienda pero a través de la web. Lo compré online evidentemente. Y un perfume en una tienda en concreto estaba de oferta y ahorre un 15% sobre su precio en otras perfumerías. Comparar varias tiendas siempre te hace ahorrar.
  • Hacer listas y presupuestos cerrados. Ten claro lo máximo que te puedes gastar en cada una de las personas a quienes vas a obsequiar un detalle en Navidad. ¡Ojo! ¡Lo máximo! Si gastas menos y haces igualmente un regalo precioso y significativo, mejor.
  • Hacer tú misma los regalos.  Esta es otra forma de ahorrar. Tengo una amiga que todos los años lo hace así. En los últimos años he recibido de sus manos: un tarro de mermelada casera, una bolsita de deliciosas galletas horneadas por ella y su hija, un conjunto de postales hecho con fotografías que toma su hija, que es una fotógrafa excelente, pastillas de chocolate, un bote con todos los ingredientes a punto para hacer galletas… Si eres buena con las cosas de cocina, o con las manualidades, puedes hacer muchísimas cosas.
  • Hacer un regalo para ambos miembros de una pareja. Esta también es una forma de ahorrar. Hay miles de cosas que sirven para ambos. Cosas para la casa, para la cocina, para una afición que tengan en común… Si tienes amigos o familiares que son pareja, puedes hacer un mismo regalo para los dos y ahorras un poco. Por ejemplo:
  1. Una Alexa.
  2. Un espiralizador de verduras.
  3. Una cafetera o una espumadora de leche.
  4. Una fondue.
  5. Una cesta para picnic.
  6. Etc.

Espero que todas estas ideas te ayuden.

Cuéntame tus trucos de ahorro para la Navidad.

Besos,

Azucena

PS: Recopilatorio de ideas para regalar con enlaces directos de compra en Amazon:

Cesta jardinería:

Kit horneado:

Materiales para regalos caseros:

Regalos para parejas:

Calcetines de navidad, Crackers y pequeños regalitos.

En esta ocasión, en nuestra preparación para la Navidad, quiero hablar de cómo incluir y preparar pequeños regalos que hagan más emocionante estos días para nuestros niños.

¿Y qué tipo de pequeños regalos pueden ser?

Yo vivo en Reino Unido, y aquí hay dos tradiciones diferentes que consisten en hacer pequeños regalitos. Una es la de los “Christmas Stockings” o calcetines de Navidad y la otra la de los «Christmas Crackers» que se ponen junto al plato en la mesa de Navidad.

Os cuento el origen de los “Stockings” según cuenta la leyenda:

Hace muchos años, vivía un comerciante que por desgracia se había arruinado. A causa de ello sus tres pobres hijas no iban a poder casarse por no tener dote e iban a sufrir una vida muy dura y miserable a causa de ello. Una noche (aquí en algunas tradiciones es la de San Nicolás, o sea el 6 de diciembre y en otras es Nochebuena, el 24 de diciembre) colgaron sus calcetines de la chimenea para que se secaran y calentaran y San Nicolás, que supo de la historia de estas niñas, de forma discreta subió por el tejado de la casa e hizo que tres bolsas de oro cayeran por la chimenea, con la suerte de que cayó cada una de las bolsas en un calcetín. Desde entonces se cree que colgar calcetines de la chimenea (primero era en el día de San Nicolás) en Nochebuena trae prosperidad y buena suerte, y a los niños les suele traer sorpresas y pequeños regalos.

En la tradición de estos calcetines también se incluye además de poner pequeñas sorpresitas incluir una manzana y una naranja o mandarina, regalos que se convirtieron en tradición a partir del siglo XII, en que cuenta la tradición que un grupo de monjas francesas, inspiradas por San Nicolás empezaron a repartir calcetines llenos de fruta y frutos secos en las casas de los pobres. La manzana regala salud y la naranja además de que era un producto carísimo simbolizaría el oro que San Nicolás regaló a las niñas de la leyenda.

En cuanto a los crackers, en 1847, Tom Smith, que era dueño de una confitería en Londres, los inventó. Tom estuvo de viaje en París y se dedicó a mirar los escaparates para inspirarse, y vio que vendían dulces y peladillas envueltos en papel de colores  cerrado con una vuelta en cada extremo. La idea le encantó. Decidió vender dulces similares en su confitería y vio que se vendían especialmente bien en Navidad, pero menos el resto del año. Decidió que para sacar más jugo a la Navidad entonces le incluiría a cada “bonbon” un «lema de amor» en su interior, una pequeña nota con una frase romántica. Más tarde incluyó bromas, coronas de papel, alguna baratija y una pequeña explosión que sonaba al estirar de las extremidades del cracker. Fue un exitazo. Aún hoy se siguen haciendo o comprando y no pueden faltar en la mesa de Navidad junto a los platos de todos los comensales.

Hacer tus propios crackers puede ser una actividad muy divertida si la haces con tus hijos, y también es una forma de dar pequeños detalles individuales para cada miembro de la familia. A los niños les suelen encantar las cositas pequeñas y los juguetes en miniatura. Te dejo un vídeo de cómo hacer tus propios crackers en casa.

¿Qué cosas podrías meter dentro de esos crackers?

En los comerciales suelen meter puzles de metal, mini barajas de cartas, llaveros… Pero si los haces tú puedes poner muchas más cosas, por ejemplo:

–  Mini botellas o botes de perfumes o cremas

–  Boletos o participaciones de lotería o cupones

–  Botellas en miniatura de licor para los adultos

–  Monedas de chocolate o caramelos

–  Pequeñas cajitas de música

–  Cajitas de cerillas

–  Mini muñequitos, coches, etc

–  Un vale para alguna actividad: hacer de canguro, una tarde de maratón de pelis, salir a un lugar concreto…

En cuanto a los calcetines, aunque hay quien cuelga unas macro medias para que dentro caiga el Cluedo, a los niños que yo conozco les encanta que sean calcetines más pequeños y que lleven sorpresas pequeñas, desde un juego de cartas a un muñequito de un dinosaurio, lápices de colores, unos dulces envueltos en papel de celofán, guantes, etc. Lo bonito es que los niños disfrutan de abrir sus pequeños paquetitos antes de abrir los regalos más grandes que puede haber debajo del árbol. También puede ser una opción interesante para quienes celebran más los Reyes Magos, y que sea un día en que los niños suelan tener una sorpresa extra ese día si no acude a tu casa ni el Olentzero, ni O Apalpador ni les visita cada año un Caga Tió.

En mi casa durante años nos visitó un Caga Tió al que los niños hacían cagar la víspera de Navidad por la noche o el día de Navidad por la tarde, y les encataba recibir pequeñas sorpresas que el tronco mágico cagaba para ellos. Si queréis otro día os cuento también la tradición del Caga Tió, de donde proviene, como se celebra, etc. Dejadme un comentario debajo si os interesa que os hable de esa tradición y de cómo lo hacíamos nosotros.

En definitiva, que si os apetece que los niños además de los clásicos regalos junto al árbol o el pesebre ya sea en el día de Navidad o de los Reyes Magos disfruten de unas sorpresitas extra de pequeño tamaño y menor presupuesto, os dejo aquí estas propuestas para que las tengáis en cuenta.

Espero haber aportado algo. Me encantará saber qué cosas vas a preparar, así que si te animas escríbeme y dímelo.

Un beso, y gracias.

Azucena

PS: Me llamaron la atención estos Crackers de Navidad para jugar al Bingo: https://amzn.to/2smIsGb