Calendario de adviento con velitas (muy sencillo).

Hola,

una de las maravillas de Internet es que puedes encontrar ideas en muchísimos sitios y que te las pueden hacer llegar también tus amigas.

Hoy me ha mandado una amiga esta imagen que te comparto, de la web alemana langweiledich.net:

¡Me ha encantado!

Es el calendario de adviento más sencillo que se pueda imaginar y es absolutamente efectivo: 24 velitas, un bote o cajita para tenerlas juntas, un rotulador permanente y un candelabro.

Preparación: Numeras las velitas con el rotulador del 1 al 24, las pones todas juntas en la cajita o bote que elijas, junto al candelabro y unas cerillas.

Este candelabro me ha encantado.

Ejecución: Cada día a partir del 1 de diciembre enciendes y consumes una velita hasta que llega Nochebuena.

Me ha gustado mucho.

Yo suelo comprar una vela de adviento tradicional, de las que has de controlar y apagar cada día. Es muy útil si vas a aprovechar ese rato en que la vela quema para meditar, rezar o similar, pero si la pones y te despistas acabas consumiendo tres días de golpe…

Me gustan mucho las de Alison Gardiner, como esta:

Yo suelo comprar una de estas cada año.

¿Te animas a hacer un calendario de este tipo este año? Incluso es una idea preciosa para regalar a alguien cercano antes de empezar el Adviento. Un kit fabuloso.

¡Cuéntame!

Besos,

Azucena

PS: Materiales:

Imprescindibles para el Adviento

¿Celebras de alguna forma especial el inicio del Adviento?

El Adviento empieza el cuarto domingo antes de Navidad. Es, cómo todo lo vinculado a la Navidad, una fecha que se enmarca dentro del calendario litúrgico de la religión cristiana.

Es cierto que sin ser cristiano, sólo por tradición, en el mundo occidental, se puede disfrutar mucho de todo el proceso, pero conocer de dónde proviene la tradición y lo que significa puede hacer que sea todo mucho más bonito y emocionante.

En primer lugar ¿qué significa la palabra ADVIENTO?

Adviento proviene del latín “adventus” y significa llegada. Si bien ahora en nuestra cultura representa la llegada de Cristo al mundo, anteriormente, en la cultura romana, representaba la llegada del Dios al templo e incluso la llegada de alguien muy importante a la ciudad. Según la web Gaudium Press “unas monedas de Corinto perpetúan el recuerdo del adventus augustii , y un cronista llama adventus divi al día en que llegó el emperador Constantino”. Fue a partir del siglo V de nuestra era que el Adviento se fue convirtiendo en un periodo de espera cristiano, preparándose para el advenimiento de Jesús.

El adviento cristiano que es el que celebramos hoy en día se reparte en 4 domingos antes de Navidad. Cada domingo además tiene un significado especial y conociéndolo puedes preparar algo en casa a propósito para intensificarlo y hacer que todo sea más significtivo.

Si vas a celebrar el Adviento hay una serie de cosas que necesitarás tener listas antes del cuarto domingo antes de Nochebuena:

  • Corona de Adviento.
  • 3 velas (púrpura o rojas). Estas se encenderán el primer, segundo y cuarto domingo de adviento. Simbolizan la preparación espiritual de cada uno para la llegada de Jesús. Se supone que han de ser de color púrpura, pero mucha gente las pone rojas, incluso hay quien las pone blancas como símbolo de pureza.
  • 1 vela rosa (para el tercer domingo de adviento). Simbolizan la alegría y el gozo por lo que va a llegar. También conmemora a María, madre de Jesús.
  • 1 vela blanca (aunque esa en realidad la necesitas para la noche del 24 de diciembre). Simboliza a Jesús mismo y su llegada. Simboliza la luz que nos ilumina en un sentido amplio y metafórico: luz, conocimiento, bondad, etc.
  • Calendario de adviento (aunque normalmente no lo vas a empezar hasta el 1 de diciembre aunque el primer domingo de adviento caiga en noviembre).

La corona de adviento solía simbolizar la espera de la llegada del Dios Sol pagano al que se le pedía que devolviera su luz durante el invierno, y se usaba como preparativo para las festividades del solsticio de invierno (21 de diciembre) pero los primeros misioneros cristianos la usaron para explicar la llegada del mesías:

  • La forma circular simboliza la infinitud de Dios.
  • Las ramas verdes simbolizan la vida y la esperanza.
  • Las frutas rojas y las piñas simbolizan los frutos del Edén. Las frutas rojas también simbolizan la fruta prohibida del árbol del bien y del mal que Eva arrancó y ella y Adán comieron, para recordar el pecado universal y al mismo tiempo la posibilidad de salvación.
  • Las velas simbolizan la promesa de luz que Jesús traerá al mundo, son 4 que se van encendiendo domingo a domingo hasta el día de Nochebuena en que se pondrá en el centro una más grande y larga, blanca que simboliza a Jesús trayendo al fin toda su luz con su llegada.
  • La cinta roja simboliza la sangre de Cristo, que dio para salvar al mundo. Simboliza el amor de Dios por la humanidad.

A mí me gusta tener tanto la corona, como las velas y el calendario a punto para el primer domingo de Adviento. También acostumbro a ir con mi familia a alguna de las misas especiales que se pueden ver por todo el mundo. En muchas iglesias preparan servicios especiales con coro, rituales preciosos, ropajes especiales por parte del oficiante y muchas velas. No necesitas ser creyente para asistir, nadie te va a pedir el carnet. Pero puede ser una experiencia muy bonita.

Te cuento el servicio al que yo voy cada año y también a cual me gustaría ir algún año de estos.

Yo voy cada año a un servicio especial de aviento precioso en la Iglesia de mi pueblo que se basa en la tradición de Jesús como portador de la luz al mundo. Es un evento muy bonito. Es por la tarde, a las seis, que ya es de noche en dónde vivo. La iglesia está a rebosar de gente. Al entrar a cada una de las personas, de todas las edades se le ha entregado una vela alargada y fina, con un protector para las manos. La ceremonia empieza, el coro canta villancicos clásicos, preciosos, que todo el mundo puede corear y entonces llega el mejor momento de todos. Se apagan todas las luces, la Iglesia queda totalmente a oscuras excepto por un cirio enorme que representa la luz que Jesús traerá con su venida. El cura enciende una pequeña vela como la que nos han entregado a todos con la llama de ese gran cirio mientras formula algunas frases rituales y con su velita enciende la vela de la persona más cercana de la primera fila de su derecha en el templo. Uno a uno va pasándose la llama, velita a velita, hasta que todos los presentes, incluyendo a los músicos, el coro, etc, tienen su vela encendida. La visión es preciosa y mágica. Y entonces de forma ritual se anuncia que Jesús es luz y que ya va a llegar y se encienden de golpe todas las luces de la iglesia. Es un momento fabuloso. En serio, da igual si eres creyente o no, es algo magnífico que merece la pena ser visto.

La ceremonia continua, es todo muy bonito y alegre, y al finalizar hay bebidas calientes (té, café, y lo mejor de todo: vino especiado de navidad) y galletas. Me encanta acudir cada año. Después, al llegar a casa  es cuando encendemos la primera vela de nuestra corona de Adviento.

Ah, ¿y a qué ceremonia me gustaría ir? A la de la Catedral de Salisbury. Es parecida a esta, pero con una procesión por dentro de la catedral de mil quinientas personas con las velas. Es impresionante y por lo visto las celebraciones de inicio del adviento duran allí tres días. Me encantaría verlo. Además cualquier excusa para ir a Salisbury es buena, es una ciudad fabulosa con mucho para ver y disfrutar.


Espero que todo lo que te he compartido te haya resultado útil y que tengas un poco más clara tu preparación para el adviento y que cuando llegue el primer día no te falte nada.

Me encantará que me cuentes si vas a preparar corona o no, si tienes alguna otra tradición… Me encantará saber qué sueles hacer tú o qué vas a hacer este año.

Besos,

Azucena